¿Qué puedo hacer cuando dimite mi mejor empleado?

Ya seas una empresa sea grande o pequeña, seguro que es una complicación y un problema cuando tu mejor empleado presenta su dimisión. Los mejores empleados tienden a asumir mucho, lo que puede hacer que te sientas solo, estresado y traicionado cuando te informa que se irá. También es posible que tengas dificultades para ver cómo continuarás después de su partida.

Cuando tu mejor empleado renuncie, puede serte útil recordar lo siguiente:

Deja tus emociones a un lado
La reacción interna inicial de la mayoría de los jefes ante el abandono de su mejor empleado es algo así como «¿Cómo puedes hacerme esto?» ¡Pensé que nos entendíamos! «Sin embargo, esa es una reacción que hará que el encuentro sea infinitamente más incómodo. Tomate un respiro y dejar de lado las emociones, esto te puede ayudar a avanzar más rápido y mantener una buena relación con el empleado que se va.

Averigua por qué se va este empleado
Hay un millón de razones por las cuales un empleado puede irse, así que no asumas que la razón es obvia o personal. Las personas ambiciosas y trabajadoras trabajan para mejorar constantemente a sí mismas, lo que puede hacer que muchas veces «superen» a tu empresa, a su función en el negocio. Si tienes tacto, también puedes obtener una idea de lo que podrías hacer mejor para mantener a tu próximo «mejor empleado» por más tiempo.

Puede ser incómodo que un empleado te cuente todas las razones por las que se fue en una entrevista de salida cara a cara. Incluso si hablas con la persona en profundidad, puede ser útil seguir con una entrevista de salida digital. Los empleados pueden ser más francos cuando están en su propio tiempo y no justo delante de ti.

No hagas una contraoferta
Si un empleado ha pasado por el proceso de pensar y ha tomado una decisión, si se ha despedido «emocionalmente» generalmente es imprudente hacer una contraoferta. Si se quedan, pueden sentirse insatisfechos con la posición en la que se encuentran ahora, un trabajo del que ya se han imaginado a partir. Si no se quedan, te hace parecer débil y desprevenido.

Garantiza los aspectos legales
Es importante asegurarse de preparar el finiquito y la liquidación con el pago final para el empleado, calcular bonificaciones, proporcionar la comunicación a la seguridad social y cumplir con cualquier otra obligación legal. En un momento ya tumultuoso, puede ser difícil recordar todo. Para obtener los mejores resultados, ten un listado de verificación de las obligaciones ante una dimisión o baja voluntaria para ayudarte a recordar y cubrir todas las obligaciones legales.

Llena el vacío que deja
El primer paso para avanzar sin tu mejor empleado es asegurarse de que todos sus deberes, obligaciones, pendientes y turnos estén cubiertos. Puede ser necesario distribuir sus tareas entre los empleados existentes o asumir algunas de sus tareas. El siguiente paso es contratar a un nuevo empleado o buscar promociones para los empleados existentes.

Puede ser prudente que el empleado haga una lista de todas las cosas que hace. Esto puede ayudarte a determinar exactamente quién asumirá qué, llenando los huecos de una manera más organizada mientras buscas a alguien que reemplace tu estrella.

Evalúa tu liderazgo
Muchos empleados renunciaron debido a sus jefes, la gente no deja a sus trabajos deja a sus jefes, esta frase tan manida muchas veces es una gran verdad. Puede valer la pena que evalúes tu propio liderazgo y estaría bien que realizaras una encuesta interna para valorar cómo se sienten tus empleados contigo y con los demás gerentes. Esto puede ayudarte a detectar problemas de liderazgo que pueden estar contribuyendo a la rotación. Si sabes dónde están sus problemas, puedes trabajar para corregirlos y mantener felices a los «mejores empleados» del futuro.

El software de recursos humanos puede ayudarte a involucrar a tus empleados y puede ayudarte con la entrevista de salida. Si deseas ayuda para encontrar el software de recursos humanos que más te conviene, dale un vistazo a nuestra herramienta nominapress